Músicas para la vida y dignidad de los refugiados

ORPHEUS XXI es un proyecto intercultural de acción pedagógica, educativa, lúdica y creativa a favor
de los jóvenes refugiados e inmigrantes (de cualquier nacionalidad u origen) con conocimiento o
talento musical. Este proyecto tiene como objetivo ayudarlos a perfeccionar sus conocimientos y su
talento musical creando las condiciones favorables para que puedan hacer música, compartirla, y
socializarse con jóvenes de otros grupos y etnias culturales. El resultado final se presentará en conciertos
para el público en general, pero particularmente en conciertos para niños de las escuelas primarias de
su país o región de residencia.
Este proyecto se va llevar a cabo con la colaboración entre cuatro instituciones:

Fundació Centre Internacional de Música Antiga
– Saline Royale d’Arc et Senan (Francia)
– COOP’AGIR (Coopérer et Agir pour l’emploi, l’hébergement et le logement)
– ICORN (International Cities of Refuge Network)

Este proyecto recibió ayuda del programa Refugee Integration Project, la Agencia Europea EACEA
(Education, Audiovisual, and Culture Executive Agency). Para esta convocatoria a favor de los
inmigrantes y refugiados en Europa hay 12 seleccionados entre 280 peticiones y este proyecto empezará
a finales del 2016 i se llevará a cabo durante el 2016.

Resumen del Proyecto

La Duración del proyecto es desde octubre de 2016 hasta agosto de 2018.

Objetivos

  • Concebir un método innovador de cooperación entre las organizaciones especializadas para facilitar la integración de los refugiados en Europa a través de las actividades musicales y conciertos: las músicas tradicionales, inserción profesional, la educación y la cooperación internacional.
  • Ayudar a los jóvenes refugiados a socializarse y comunicarse a través de la músicas con la población local sin necesidad de hablar la misma lengua y ofrecer oportunidades de inserción profesional.
  • Permitir a los refugiados e inmigrantes y a los europeos compartir las músicas tradicionales de su país con tal de establecer lazos y reforzar la compresión mutua, la solidaridad y el enriquecimiento de su propia cultura.

Actividades:

El proyecto se esturctura en cinco fases que se desarrollarán en ciudades de Francia, España y Noruega

Nuestro equipo de músicos profesionales bajo el maestrazgo de Jordi Savall y ayudados con las organizaciones nombradas estarán en contacto con las comunidades de refugiados y harán la búsqueda necesaria para encontrar músicos inmigrantes y refugiados que viven en los países del espacio Europeo con tal de establecer un primer contacto con ellos y evaluar su nivel musical.

Síria : Waed Bouhassoun i Moslem Rahal
Marroc : Driss El Maloumi
Turquia : Hakan Güngör i Yurdal Tokcan
Grècia : Dimitri Psonis
Afganistan : Daud Sadozai
Mali : Ballake Sissoko
Madagascar : Rajery

Este equipo seleccionará entre 20 y 30 músicos refugiados para formarlos a través sesiones y clases regulares para realizar conciertos en escuelas de las zonas de los refugiados. De esta forma, los músicos tienen su actividad en la sociedad francesa y eso les permite dar a conocer su cultura y los vínculos con la europea, crear proyectos y una red profesional con otros músicos.

Este nuevo equipo de músicos refugiados con la ayuda y la colaboración de nuestros músicos profesionales efectuaran una nueva selección de jóvenes en ciudades como Besançon, Dole, Barcelona, Stavanger, etc. Que tengan un mínimo de formación musical, un talento instrumental o vocal, o muchas ganas de aprender y se seleccionaran entre 100 y 150 jóvenes que recibirán una formación músical regular de la mano de los músicos refugiados bajo la tutela de los músicos profesionales del proyecto con el objetivo de crear las formaciones musicales y preparar los diferentes repertorios musicales. Estas sesiones de trabajo serán grabadas como material pedagógico y difundidas a través de plataformas web y otros soportes.

Esta etapa formativa culminará en una serie de conciertos en escuelas y otros espacios (por ejemplo el lycée Duhamel, el collège Albert Camus en Besançon, réseau Canopé, etc.), así como una serie de conciertos que reunirà a los mejores cantantes e instrumentalistas refugiados en varias salas de concierto. Este modelo pedagógico permitirá transmitir la metodología de trabajo y las buenas prácticas de ICORN (International Cities of Refuge Network) para reproducirlas en un proyecto a partir del 2018 y permitir la integración de refugiados en el mundo de la música.