Ramón Llull nació en Mallorca hacia 1232, tres años después de la conquista cristiana de la isla (1229), hecho que le permitió tener un contacto muy cercano con la cultura musulmana. Sólo fue a partir de los treinta años cuando abandonó la vida cortesana y se inició en el estudio de la teología y la filosofía. Poco después compró un esclavo moro para poder estudiar el árabe. Esa proximidad con el mundo musulmán le proporcionó una visión excepcional de dicha religión y dicha cultura que lo diferenció de todos los intelectuales europeos de su tiempo. Viajero infatigable, visita las principales cortes cristianas en busca de respaldo para sus proyectos, al tiempo que lleva una intensa actividad misionera orientada a la conversión de infieles judíos y, sobre todo, musulmanes. Todo ello no le impide escribir en catalán, árabe y latín más de doscientas sesenta obras que tuvieron una amplísima difusión en su época y que están llenas de nuevas ideas con gran influencia en el desarrollo del pensamiento universal. Con su Ars generalis ultima, desarrolla un método destinado a la discusión religiosa, pero que también utiliza en temas científicos y demostrativos. Tras llevar a cabo diversas misiones en el norte de África, Llull muere a los 84 años a la vuelta de una de esas tentativas de discusiones religiosas con sabios musulmanes en Túnez, donde fue apedreado y encarcelado.

Noticias: